MACARRON – MACARON

Hoy MACARON! te invitamos a conocer más sobre este dulce tan característico y colorido, crujiente por fuera y blando por dentro, rodeado de mitos y curiosidades.

En los últimos años la gastronomía se ha convertido en una de las motivaciones a la hora de elegir el destino ideal.

Creemos que este blog puede inspirarte también desde los sabores entonces por qué no compartir además de guías y tips de viajes, recetas, historia y algunas curiosidades de aquellos platos que forman parte de la identidad de un lugar.

Como te anticipamos hoy es el turno de estas delicias «los macarons»:

Estoy segura que si te digo macaron al instante pensas en Francia, pero su origen es italiano y se remonta al siglo XV en la región de Sicilia en la que el térmico Maccarone designaba una pasta seca en forma de bolitas. A Francia llegó en el Renacimiento: Macaron, hay distintas teorías respecto del surgimiento la que más adeptos tiene es que la reina Catalina de Médici los mando servir en la boda de un duque.

Inicialmente este dulce se servía con una sola cara hasta en que 1830 comenzó a montarse en dos capas y con relleno.

En 1862, Louis Ernest Ladurée, un molinero francés que fundó su propia panadería, continuó con la tradición de elaborarlo con dos tapas y una mermelada o ganache entre medio. La Maison Ladurée es hoy una cadena de pastelería internacional con sucursales en más de 20 países… 158 años ¡!

La reina María Antonieta era fanática de los macarons y los servía en el Palacio de Versalles, preparados por la pastelería Dalloyau, que aún existe.

Francia tiene un museo dedicado a esta exquisitez: en la ciudad de Montmorillon (Francia) se encuentra el Musée de l’Amande et du Macaron www.museedumacaron.com

¿Te animas a prepararlos?

Te compartimos una receta de sabores clásicos, pero claro que podes jugar y armar tus propias combinaciones y maridajes

Base macaron:

Polvo de almendras 125gr
Azúcar impalpable 125gr
Claras 115gr
Azúcar común 115gr
Pizca de sal
Colorante

1. Tamizar tanto el polvo de almendras con el azúcar impalpable
2. Hacer un merengue suizo con las claras y el azúcar común. Agregar la pizca de sal.
3. Cuando el merengue este montado y firme añadir el colorante.
4. Juntar el merengue con los ingredientes secos.
5. Unir hasta lograr que la mezcla quede lo necesariamente fluida.
6. Sobre una placa con algún antiadherente hacer botones de 3cm de diámetro con la ayuda de una manga con pico liso.
7. Dejar orear hasta tocar el macaron y que este esté seco. ¡PASO FUNDAMENTAL PARA LOGRAR LA TEXTURA CARACTERÍSTICA DEL MACARON!
8. El horneado es en hornos convectores: 11 minutos a 138°C con ventilación tapada y en hornos de piso a 180°C 7 minutos.

Tip: luego de la cocción vas a poder saber si fue un éxito si al macaron se le formó la clásica pollerita en su base.

Relleno (opciones simples):

Dulce de leche
Pasta de avellanas
Ganache de chocolate

Bon appetit!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*