NUEVA DELHI, LA INDIA

Nueva Delhi, la India, es la puerta de entrada y salida de este país con dimensiones de continente.  

Si piensas como definir la primera impresión al salir del aeropuerto, la palabra que buscas es “caos”, sin duda la capital de la India es el centro de esto… ir y venir de rickshaws (vehículo de dos ruedas que se desplaza a tracción humana a pie o a pedales), vacas cruzando la calle junto a burros o perros de única compañía, calles convertidas en mercados continuos y mucha más gente de lo imaginable, ruidos continuos, olores inexplicables…

Sin embargo, Delhi continúa siendo un excitante destino viajero como pocos, poseedora de valiosos lugares dentro de su condición de ser inabarcable. Y con un pasado que nos recuerda los cuentos de las mil y una noches.

Si vas hacer una visita, la mejor época del año es de noviembre a marzo y recuerda sacar tu visa con anterioridad.

VISITAR DELHI

¿Qué ver en Delhi en tres días?

Desde el Fuerte Rojo hasta la Tumba de Humayun hay decenas de sitios para visitar. Es clave optimizar el tiempo, teniendo claro que es imprescindible, por ello te contamos los lugares que no puedes dejar de visitar:

Jama Masjid (Mezquita del viernes)

También llamada Mezquita del Viernes es la más importante entre las diversas mezquitas que se encuentran en Delhi y una de los monumentos que no podes dejar de ver.

Cuando Shah Jahan trasladó la capital del Imperio Mogol desde Agra hasta Delhi hizo construir el Fuerte Rojo como residencia palaciega; y justo en frente, edificó en 1644 la Jama Masjid, el lugar de culto de la religión que profesaba.

Se trata de un templo de extraordinarias dimensiones, diseñado de manera que en su patio cupieran hasta 25.000 fieles. En cambio, la sala principal de oración tiene unas dimensiones mucho más modestas (61 x 27 metroe) y la verdad es que cuando la visitamos la encontramos colonizada por decenas de fieles haciendo la siesta, aprovechando la relativa frescura que el edificio proporciona. En este edificio principal destaca una gran portada, que recuerda las monumentales portadas que se encuentran también en las mezquitas de Isfahan, en Irán, pero esta vez sin el color típico persa. También destacan los dos alminares a ambos lados, que se alzan hasta los 40 metros de altura y las tres preciosas cúpulas bulbosas. Todo ello está construido en piedra arenisca roja, al igual que el Fuerte rojo.

Jama Masjid o Mezquita del viernes
Fuerte Rojo

Otro de los imprescindibles de Delhi y que forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad. Si la Jama Masjid es el recinto de culto, el Fuerte Rojo es el palacio que el emperador mogol Shah Jahan se hizo construir en la nueva capital Shahjahanabad, en 1638, pero hasta después de 10 años no estuvo terminada.

El color rosado de la piedra arenisca con que se construyó el palacio y las murallas que lo rodean le han dado nombre a todo el recinto.

El interior del Fuerte Rojo está formado por varios edificios que son testimonio del refinamiento de los emperadores mogoles. Entre los diversos pabellones y edificios que encontramos en el interior destacan la columnata sala de las audiencias públicas (Diwan-i-Am), los apartamentos privados de Shah Jahan, la sala de las audiencias privadas (Diwan-i-Khas) y las salas destinadas a las mujeres.

Contiene varios patios y jardines, donde a menudo se disponía la presencia de canales por donde pasaba el agua, un elemento repetitivo durante la historia de la arquitectura islámica.

También destaca la presencia de una pequeña mezquita privada, de color blanco.

Tumba de Humayun

Otro de los retiros de paz que nos proporciona la ciudad de Delhi, está construido en piedra arenisca de color rosado y el estilo de la construcción es el mogol que hizo furor durante el siglo XVI y que, en cierto modo, es una mezcla del estilo islámico y el hindú.

Esta tumba, Patrimonio de la Humanidad, le pertenece a Huamyun, segundo emperador Mogol y fue mandada a construir por su esposa. La misma está en medio de un jardín, lo que da mucha tranquilidad a la visita.

Se la considera la precursora de la tumba-jardín más bonita que jamás se haya construido: el Tah Mahal de Agra.

Su estructura octogonal está coronada por una preciosa cúpula blanca. El edificio tiene dos plantas y la verdad es que el color rosado, mezclado con el blanco mármol y su simetría imponente, en medio de un precioso jardín, dan lugar a una de las estampas más extraordinarias de la ciudad.

En el mismo complejo encontramos algunas tumbas más, entra la que destaca la original Tumba de Isa Khan, octogonal, de dos pisos, rodeada de arcos y con una espléndida cúpula, esta tumba no pasa desapercibida.

Tumba de Safdarjang

Otro de los edificios imponentes de Delhi es esta tumba, que a pesar de las evidentes semejanzas con la Tumba de Humayun es bastante posterior, pues fue construida en 1753 por el propio hijo de Safdarjang, quien al parecer era un alto dignatario de la corte.

Al igual que la Tumba de Humayun, la de Safdarjang es una tumba-jardín, es decir, el complejo del mausoleo (que contiene una segunda tumba de la que se desconoce con certeza su pertenencia, pero que probablemente habría sido el sitio de último reposo de su esposa) está situado en medio de un relajante jardín.

Como en la de Humayun, la piedra arenisca es el material más utilizado para su construcción. Su estructura recuerda a la de una mezquita, con una bonita cúpula bulbosa blanca que corona el espacio central y cuatro alminares en cada uno de las cuatro esquinas. Frente al mausoleo encontramos un estanque alargado, que recuerda el que hay en frente del Taj Mahal de Agra.

Purana Qila

Es una de las fortalezas más antiguas que hay en la ciudad, pues es obra del emperador afgano Sher Shah Suri, fundador del imperio Suri con capital en Delhi, al derrotar el emperador mogol Humayun. A su muerte, Humayun volvió a ser el emperador de Delhi.

Gurudwara Bangla Sahib

Este templo construido en mármol, en el que destaca una cúpula dorada y una piscina sagrada, te permite conocer y acercarte un poco más a las costumbres de los practicantes de la religión Sij. Esta religión, que surgió en India en el 1500 durante el conflicto entre el hinduismo y el islam, es la novena con más creyentes del mundo.

Al entrar de forma gratuita en el templo, siempre cumpliendo las normas de vestimenta y de respeto, te encontrarás una gran sala en la que puedes sentarte en el suelo para escuchar los rezos-cánticos que entonan varios sijs y sumergirte en el mágico ambiente.

Gurudwara Bangla Sahib
Birla Mandir

También llamado Lakshmi Narayan, es uno de los mejores templos en el centro de Delhi para visitar. Situado cerca de Connaught Place, el templo está dedicado a Narayan, un aspecto del dios hindú Vishnu, junto con su consorte Lakshmi.

La fachada de colores pastel y rojo es bien vistosa.

En su interior encontramos varios pabellones, así como fuentes y jardines, además de un montón de tallas que representan diversas escenas de la mitología hindú, que son obra de cientos de artesanos venidos de Benarés para decorar el templo.

Construido en 1938 por el rico empresario y filántropo BD Birla, el templo fue inaugurado en 1939 por Mahatma Gandhi con la condición de que las personas de todas las religiones y castas se les permitiera entrar.

Jardines Lodi

Es uno de los espacios verdes más grandes y agradables para pasear. Estos jardines tienen una extensión de 360.000 metros cuadrados y en ellos encontramos las tumbas de Mohammed Shah (1444) y Sikander Lodi (1517), además de dos edificios más: el Sheesh Gumbad y el Bara Gumbad.

La verdad es que el paseo entre estas antiguas tumbas es muy agradable, un auténtico oasis de paz que nos parece imposible dentro de una ciudad como Delhi.

Dato curioso: este espacio verde fue creado durante la época de dominación británica, por la mujer del gobernador de la metrópoli.

Raj Ghat

Este lugar de peregrinación se encuentra en el Viejo Delhi y se trata de un monumento dedicado a la memoria del padre de la India moderna, el gran Mahatma Gandhi; de ahí que también es conocido como la Tumba de Gandhi.

Se trata de una plataforma de mármol negro que se erigió para recordar el punto exacto donde fue incinerado Gandhi en 1948. En el lugar indicado, un sacerdote se encarga de velar por las cenizas de Gandhi y por mantener viva una llama eterna.

Además, tiene un parque precioso y tranquilo donde aislarse un poco del caos de Nueva Delhi. También acoge el Museo Conmemorativo de Gandhi, donde se pueden encontrar muchos objetos de la vida que utilizó el Mahatma.

Esta zona es muy importante para los hindúes, ya que además de Gandhi, en sus alrededores también fueron incinerados Nehru, su hija Indira Gandhi y sus nietos.

Raj Ghat
Qutub Minar

Qutub Minar es nada menos que el edificio islámico más antiguo de Delhi y el minarete de ladrillo más alto del mundo. Méritos suficientes como para que forme parte del Patrimonio de la Humanidad.

Forma parte de lo que se denomina Complejo Qutub, donde además del minarete en cuestión encontramos otro alminar inacabado (el Alai Minar que se quedó en 24 metros aunque la idea inicial era que superara en altura el Qutub Minar).

También encontramos aquí, la Mezquita Quwwat-ul-Islam, que fue iniciada en 1190 siendo la primera mezquita construida en la India.

Pero sin duda la estrella del complejo es el Qutub Minar. El minarete se alza hasta los 72,5 metros y tiene un diámetro en su base nada menos que de 14,3 metros. A medida que va alzándose, el diámetro se va haciendo más pequeño y en lo alto se ha acortado hasta los 2,7 metros.

Si viajaste hasta la India no nos vamos a quedar solo en Delhi … próximo destino Agra … nos vemos ahí!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*